En bicicleta al Congreso

"Algunos del PSOE me llaman esnob por ir en bici al Congreso"

Por ALMUDENA MARTÍN (SOITU.ES)
Actualizado 25-09-2008 19:02 CET


Desde hace unas semanas, un diputado ha comenzado a ir por primera vez al Congreso en bicicleta. Se llama Guillermo Mariscal, tiene 34 años y es del Partido Popular. Cada mañana entra en la Cámara Baja vestido impecablemente con traje y corbata, pero llevando en su mano una bicicleta plegable Dahon de color rojo, que luego deja en su despacho.

—¿Desde cuándo vas al Congreso en bici?

— Siempre he utilizado mucho la bicicleta durante los fines de semana, me gusta como deporte. La decisión de usarla más a menudo la tomé este verano, en agosto ya empecé a moverme en bici a todos los lados, y en septiembre comencé a ir al Congreso de esta manera (antes utilizaba el metro y el autobús). Mi recorrido es desde el barrio de Chamberí hasta la puerta del Congreso [unos tres kilómetros], ida y vuelta. Para los fines de semana utilizo una bici de carreras y para trabajar una plegable.

—¿Por qué has decidido moverte en bici?

—Para mí es lo más rápido para moverse por Madrid, sobre todo en distancias cortas. No sólo voy a trabajar en bici, también acudo a reuniones y comidas con ella y es muy rápida para hacer gestiones como ir al banco o a Hacienda. Creo también que es una buena opción para ir al colegio, al instituto o a la universidad. En España utilizamos el coche hasta para ir a comprar el pan y no disfrutamos de nuestras ciudades, de nuestros parques y jardines. Apoyo la iniciativa de ir en bici pero siempre con las medidas de seguridad convenientes. Yo llevo casco, timbre y dos luces, una delante y otra detrás. Creo que lo más peligroso es circular en bici por la acera, además molestamos al peatón. En cuanto a los carriles bici, estoy a favor.

—¿Esto te ha generado situaciones divertidas?

—La última anécdota me pasó ayer mismo cuando me invitaron a un restaurante de cinco tenedores. Resultó algo gracioso porque tuve que dejar la bici en el guardarropa. A la gente le parece algo extraño pero en el buen sentido, lo ven como algo positivo. Por ejemplo, los chóferes de los coches oficiales reconocen que es más rápido ir en bici que en coche. Hace unos días también fui a una cena privada con el embajador de Estados Unidos en España y la gente se sorprendía al ver mi bici, ya que era la primera vez que un diputado asistía con bicicleta y no con coche oficial.

—¿Qué te dicen los otros diputados cuando te ven llegar en bici?

— Al principio, mis compañeros se lo tomaban en broma y no pensaban que lo fuera a repetir, pero cuando vieron que esto ya tenía continuidad algunos incluso se lo plantearon. No he visto a nadie más en el Congreso ir en bici, soy la primera persona que lo hace y algunos compañeros del PSOE me han llegado a decir que si era un esnob por ir en bici al Congreso. Hay gente que lo asocia con el esnobismo. En vista del éxito que esta teniendo esta experiencia, estoy pensando incluso hacer una iniciativa para que desde el Congreso se promueva el uso de la bici en las ciudades, sobre todo en trayectos cortos. Creo que con mi acción puedo transmitir un mensaje: es importante que si un diputado puede ir en bici al Congreso, ¿por qué no podría hacer esto mismo un director de banco? Este tipo de acciones ayudan a sensibilizar poco a poco a los ciudadanos.

—¿Por qué se usa tan poco en las ciudades españolas en comparación con otros países europeos?

—En nuestro país el coche se liga al crecimiento económico personal. La gente piensa "soy mejor cuanto más grande sea el coche", cuando en realidad lo importante es el tiempo de una persona. Con esto no estoy diciendo que no sea necesario utilizar en alguna ocasión el coche. La cultura que hay en otros países europeos sobre movilidad no la hay en España. Hay que tener en cuenta que España es un país dependiente energéticamente en un 85% y más de la mitad es debido al gasto de transporte. Sería muy conveniente que para reducir la factura energética, además de fomentar las energías renovables, ayudáramos a reducir las emisiones de CO2 y nuestra factura exterior, reduciendo nuestra dependencia, sobre todo en estos momentos de crisis. Aunque sí es cierto que no sólo bastaría con usar la bicicleta...

—¿Qué piensas de los políticos que sólo usan la bici para hacerse la foto en el 'Día sin Coches'?

—Creo que actos como "El Día sin Coches" están bien siempre que los políticos ejecuten medidas concretas con continuidad y se tomen decisiones. No sirven para nada cuando esos días se dedican a repartir folletos y pegatinas con un gasto público innecesario

Enlace a la noticia


Sólo puedo decir ¡Ole!

Ya era hora de ver a un político que vaya en su bicicleta al Congreso, Ayuntamiento o cualquier otro lugar.

Así es, dando ejemplo, yendo diariamente por las calles de Madrid para llegar a su trabajo, en su bicicleta plegable y con traje y corbata.

¡Qué me gustaría a mi ver a nuestros políticos de aquí llegar en masa diariamente al Ayuntamiento!

¿Como sería ver a Zoido montado en su bicicleta? ¿Y a Torrijos? ¿Y a Monteseirín?

¿Y a Antonio Burgos?

En fin, no enrollo más esto. ¡Chapéau por Guillermo Mariscal!

1 comentario/s. Deja el tuyo:

Fran Domínguez dijo...

La clave:

" La gente piensa "soy mejor cuanto más grande sea el coche", cuando en realidad lo importante es el tiempo de una persona. Con esto no estoy diciendo que no sea necesario utilizar en alguna ocasión el coche. La cultura que hay en otros países europeos sobre movilidad no la hay en España. "

Todo un ejemplo a seguir.