El carril bici y la peatonalización ahogan a los conductores sevillanos.


Aparcar en Sevilla, misión imposible

La progresiva peatonalización del casco histórico y la construcción del omnipresente carril bici hace que aparcar sea cada día más difícil en Sevilla. La situación es especialmente sensible en determinadas partes de la ciudad, donde a la falta de bolsas de aparcamiento se acentúa con las obras de metro, tranvías y los citados carriles bici.
Así, tenemos que en en zonas como Bami, Reina Mercedes, La Cartuja, el Centro, Felipe II o los Remedios los sevillanos deseperan a la hora de aparcar sus coches.
¿Quieres conocer cuáles son las áreas más afectadas? ¿Tienes algo que decir? Visita con nosotros las zonas más afectadas de Sevilla y déjanos tu opinión.

ABC



Ya me extrañaba a mi que esto estuviera tan calmado.
Por lo que veo en la noticia y en los comentarios dejados, muchos prefieren ver una ciudad llena de coches y más sitios para aparcar que una céntrica avenida llena de peatones y bicicletas.

¿Cual prefieres?

¿Esta?



¿O esta?



Seguiremos informando

2 comentario/s. Deja el tuyo:

Torchondo dijo...

Ya he dejado mi comentario en la página, a ver si poco a poco vamos concienciando a la gente de los beneficios de ir en bicicleta al trabajo...y a todo lo demás!

bicivismo dijo...

Querer echarle la culpa a que los peatones, porque con su acera quitan calzada a los coches, o a los ciclistas porque con su carrilito bici quitan igualmente calzada a los coches, es no entender cual es el verdadero origen del problema de Sevilla como urbe. Los sitios que se aluden como de difícil aparcamiento, ya lo eran antes del carril bici. El problema es que la ciudad está colapsada de coches y habitantes (hay colas hasta para comprar el pan en Polvillo). Este fenómeno de superpoblación es un lastre que tienen las grandes urbes, cuanto más "grande", más problematico el asunto. Sin embargo se nos vende como un "crecimiento" en calidad de vida ¡Cuanta falacia!. Ahora andan preocupados nuestros políticos porque si no llegamos a los 700.OOO habitantes en el cinturón superpoblado ya, perderán dos concejales (¡oh, que pena!), así que ya se sabe, más madera en nombre del "progreso". A partir de ahí, una vez que la ciudad es materialmente incapaz de absorber tanta gente y tantos coches, las medidas que tanto en Sevilla como en las demás urbes se adoptan son de emergencia: Calles de un solo sentido, después peatonalización, después bicicletas,.... y mañana, como ya ocurre en otras megápolis, hasta empujadores municipales en el metro. Lo demás, es cojer el rábano por las hojas y pelearnos entre quienes somos víctimas del lucro de constructores y políticos.