Múltiples cambios


Esta era la imagen que mostraba la pasarela de madera del muelle de la sal cuando fue inaugurado allá por los principios de 2007.



Unos meses después la pasarela presentaba un lamentable estado por el estacionamiento de vehículos y diversos actos acontecidos sobre ella.



Una vez restaurada, el Ayuntamiento puso unos maceteros que luego fue poniéndo a lo largo de toda la pasarela para evitar el estacionamiento de vehículos.



Y hoy en día la pasarela tiene un aspecto inmejorable que es usado por ciclistas....y peatones.

Seguiremos informando

1 comentario/s. Deja el tuyo:

bicivismo dijo...

Además de un gran servicio ecológico, como carril bici, consitutye un buen complemento estético que compensa en parte al bloque de piedras groseramente pegadas con cemento cola, que, según nos dicen es un monumento a la tolerancia. No sabemos si a la tolerancia estética que hemos de tener los ciudadanos por semejante engendro en tan histórico entorno, o a la tolerancia ante el timo de hacernos creer que fue hecha por Chillida, cuando este señor llevaba con la cabeza totalmente perdida muchos años antes, cosa que se ocultó mientras se pudo para seguir vendiendo estos mazacotes. Claro que en estos casos se dice que es “del taller de fulanito, o sea, de Chillida”. En cualquier caso, para hacer eso bien pudo ser el propio Chillida, su alzheimer terminal tampoco acabó con un gran genio (aunque sí con un buen nombre comercial, que en el arte abstracto es lo que cuenta). Creo que hay otro paquetorro en Gijón y otros sitios, prácticamente iguales, pero nos dicen que significan otra cosa, lo que quieran. Durante años fue un meódromo, algo es algo, ya ni eso.