Conflicto peatón-ciclista


Carril para peatones, pero ¡ya!
José Mª Font

La arrogancia, prepotencia, jactancia e insolencia que el motarra y el del coche habrán venido mostrando con el ciclista, algo así como “¿quítate de ahí, so pobre!”, es la misma que el ciclista está teniendo con el peatón. Creo que antes de que se produzca la tragedia que se está mascando habría que recurrir a la utilización de lo que la doctrina jurídica más pedante denomina acto administrativo automático, vulgo señal de tráfico; y lo mismo que en rotondas o cruces se ha recurrido al literal “usted no tiene preferencia”, creo que ha llegado el momento de ponérselo al ciclista en la Campana, Plaza Nueva y Puerta de Jerez, porque el trato de muchos no es el adecuado. Los he visto y oído hasta por en medio de las vías del tranvía y gritarle a caminantes “¡que te quites!, ¿no ves que esto es carril bici?”. Para mí lo peor es el tuteo, pero no me quito porque no me da la gana. Si de La Pasarela al hotel Inglaterra es peatonal, ¿por qué tengo que sortear bicicletas en vez de ser éstas las que me sorteen a mí? La solución es la creación de un carril peatón a la manera que hace ocho años se hizo, con alambrada incluida en una zona de seguridad que fue construida en la calle San Fernando para una cumbre europea que hubo en el Alfonso XIII, ¿recuerdan?

El Correo


Esta es una de la opiniones mandadas por los lectores al Correo de Andalucía. En este caso vemos como un lector escribe exponiéndo su opinión y su experiencia personal en relación a los ciclistas que pasan por Plaza Nueva, la Avenida, San Fernando, etc.

Comprendo perféctamente el hecho de que haya ciclistas que no tienen consideración ninguna, pero NINGUNA, con total desprecio hacia los demás, creyéndose ellos los reyes del mambo, yendo por el carril bici y las zonas peatonales como si de su circuito se tratara.

No estoy de acuerdo con los modos que usa el ciclista para pedir al peatón que se retire, estando o no en un carril bici, según cuenta este lector.

Bajo mi punto de vista, hace falta en esta ciudad una buena dosis de civismo, tanto para peatones, como para ciclistas, conductores de coches, de motos, etc.

Todos sabemos que desde la Plaza Nueva hasta San Fernando y viceversa circulan peatones y ciclistas. Para evitar este tipo de problemas propondría alguna de las siguientes alternativas.


- Usar una separación en el suelo para ciclistas y para peatones, señalizando correspondientemente lo que sería carril bici y lo que no. Sino recuerdo mal, en la avenida hay carteles informando sobre un "carril bici".(Lo pueden ver en la imagen de arriba)

- Poner en funcionamiento de una vez la patrulla de policia ciclista que en su día se prometió desde el Ayuntamiento y así poner un poco de calma entre ambas partes.

¿Qué sugerencias propones para solucionar este problema que actualmente tenemos entre los ciclistas y los peatones?

3 comentario/s. Deja el tuyo:

Anónimo dijo...

Resulta inexplicable que con la extraordinaria anchura de las calles referidas (San Fernando y Avda. Constitución) no se haya hecho un carril bici que hubiera acabado con el problema. ¡Así de sencillo!: Las bicis por su carril y los peatones por el resto.

Aunque, tal vez, no resulte tan inexplicable si observamos que el tranvía ocupa entre una cosa y otra, muchísimo espacio. ¿Será por eso? En cualquier caso, si exigimos un carril bici, todo el problema quedará solucionado, sin necesidad de cuentos rocambolescos como lo del carril de peatones ni demás pamplinas de risita tonta.

Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo con la necesidad de más civismo (pero eso no es una solución a corto plazo tan fácil como poner un carril bici) y con la añorada policía en bici.

Anónimo dijo...

educacion.... simplemente es un problema de educacion por todas las partes.....

mariaj dijo...

Hola, el otro día iba cruzando el río a pie, y venía un muchacho en bici flechado hacia mí, me tuve que apartar...
Yo, cuando no había carriles-bicis, iba por la carretera, y, si por la acera del río no hay carril-bici, pues debería ir por la carretera, como iba yo, y no asustando a los peatones.
Me ha dicho mi hermano, aún universitario, que yo, como ya dejé la uni, no puedo aparcar ni en los alrededores, pues los guardas te ponen multas y una pegatina difícil de quitar; tengo que hacer cosas allí, y esto me da una pereza... Me muevo menos....!
Por cierto, en la provincia en la que he estado trabajando, concretamente en un pueblo a 500 km de Sevilla, se quedaban algo sorprendidos de verme desplazarme para ir a trabajar mu' pija (porque la bici que me compré es plegable), iba a mis compras, de marcha..., mientras el coche lo usaba para los desplazamientos en autovía. Y eso de las bicis plegables era una novedad para ellos.
A última hora de curso vi ya a más gente en bici. Es que les parecería al principio vehículo de pobres; luego les encantaba mi bici.
Hasta otra.